Las Tres Ciudades

Una de las joyas históricas de Malta son las Tres Ciudades de Senglea, Vittoriosa y Cospicua. Conoce quién las edificó y por qué constituyen un importante núcleo defensivo en sí mismas.

La historia de Malta no podría entenderse sin la importancia de Senglea, Vittoriosa y Cospicua, las comúnmente denominadas “Tres Ciudades de Malta”. Esta zona denominada La Cottonera ha servido de refugio, bastión defensivo y hogar para los distintos pueblos que han conquistado Malta a lo largo de su historia.

Los Caballeros de la Orden de Malta fueron los encargados de edificar estas históricas ciudades y hoy en día su huella permanece vigente en numerosos edificios de Las Tres Ciudades, cuya historia se remonta a finales del siglo XVI.

Senglea

Esta pequeña ciudad a orillas del mar ha sabido mantener su belleza histórica a pesar de los bombardeos sufridos durante la Segunda Guerra Mundial. El principal atractivo de Senglea es el fuerte de Saint Michael, construido por los Caballeros de la Orden de Malta a mediados del siglo XVI.

Desde esta imponente fortificación obtendréis unas vistas increíbles de La Valeta, el puerto de Senglea y la vecina ciudad de Vittoriosa. La torre de vigilancia del fuerte de Saint Michael destaca por el ojo y la oreja tallados a sus laterales, que simbolizan la guardia continua de los caballeros para proteger la ciudad: siempre con los oídos y los ojos abiertos.

El centro de Senglea es un entresijo de calles con balcones de colores, figuras de santos en cada esquina y macetas en las puertas.

Vittoriosa

La ciudad con más encanto de La Cottonera es Vittoriosa, conocida por los malteses como Birgu. Debido a su excelente ubicación junto al mar, los caballeros la convirtieron en capital de Malta hasta 1565, cuando pasó el testigo a La Valeta.

Ese año tuvo lugar el Gran Sitio de Malta, un episodio que unió a los Caballeros de la Orden y a la población local para frenar al ejército otomano. El principal bastión de Vittoriosa es el Fuerte de San Ángel, que sirve para entender la importancia militar que tuvo la ciudad.

La arquitectura de Vittoriosa permanece casi intacta y hoy en día es posible imaginar cómo vivían aquí los caballeros hospitalarios y los nobles llegados de Castilla. El edificio más significativo del casco antiguo de la ciudad es el Palacio del Inquisidor, una antigua cárcel.

Cospicua

La más “nueva” y grande de Las Tres Ciudades es Cospicua. Alberga numerosos bastiones y enclaves defensivos construidos por los Caballeros de la Orden de Malta. Aunque ha perdido parte de su esencia histórica, mantiene intactos edificios de gran importancia como la iglesia de la Inmaculada Concepción, que alberga pinturas de mucho valor.

Paseando por el entresijo de calles empinadas es posible llegar a la zona más alta de Cospicua y obtener unas bonitas vistas del Gran Puerto.

Cómo visitar Las Tres Ciudades de Malta

Si queréis visitar Senglea, Vittoriosa y Cospicua por vuestra cuenta, la mejor opción es llegar en transporte público hasta Senglea y comenzar allí el recorrido caminando. La línea 1 de autobús os llevará hasta Senglea en menos de media hora.

Si preferís contar con un guía en español y transporte incluido hasta Senglea, os recomendamos reservar nuestro tour por las Tres Ciudades de Malta y evitar preocupaciones.