Dónde comer en Malta

Dónde comer en Malta

La historia de Malta ha estado marcada por la presencia de fenicios, árabes, británicos y otras colonias que han dejado su huella en la cocina local. Descubre los platos típicos de una de las gastronomías más variadas del mundo.

La cocina maltesa se caracteriza por sus rasgos mediterráneos con toques árabes y británicos. En los platos principales de la gastronomía de Malta se utiliza bastante el aceite de oliva, el tomate y el queso. Además, el té es bastante típico en la isla, herencia del periodo de colonización británica. Algunos de los postres más típicos del país también presentan influencias árabes y turcas.

Entre todas estas influencias hay que destacar la importancia de la cocina italiana en la comida típica de Malta. En todos los restaurantes encontraréis pasta de todo tipo, ¡un imprescindible en Malta!

Platos típicos

  • Pastizzi: la comida más famosa de Malta es el pastizzi. Encontraréis esta especie de empanada rellena de queso o guisantes en prácticamente todas las tiendas de la ciudad. Esta delicia de hojaldre es una opción perfecta para merendar o almorzar.
  • Conejo maltés: estofado de conejo o liebre acompañado con guisantes, zanahoria, tomate y otras verduras.
  • Timpana: la influencia italiana en la cocina maltesa queda vigente en la timpana. Se tata de macarrones gigantes rellenos de carne picada, tomate y queso cuajado. Los malteses lo toman como aperitivo, por lo que lo encontraréis en todas las pastelerías de La Valeta
  • Minestra: es un guiso de verduras bastante común como primer plato, cocinado a partir de patata, cebolla, zanahorias, coliflor, judías y otras verduras.
  • Quesos (Gbejniet): los quesos de Malta son famosos en todo el mundo. El más conocido es el gbejniet, un queso de oveja típico de las islas de Malta y Gozo
  • Bigilla: conocido como el “hummus maltés”, este plato sirve de acompañamiento o aperitivo en la gastronomía de las islas. Se trata de alubias moradas trituradas, que en ocasiones se acompañan con queso maltés.
  • Lampuki: aunque el pescado no es uno de los principales atractivos gastronómicos de Malta, la dorada o lampuki es bastante común en todo el archipiélago, sobre todo en Marsaxlokk.
  • Imqaret: el postre de Malta por excelencia es el imqaret. Este pastel frito relleno de dátiles es una delicia que no podéis deja de probar en restaurantes y en tiendas ambulantes. Además, es un regalo excelente para llevar de vuelta a casa.
  • Kannoli: para los más golosos, Malta ofrece los kannolis. Se trata de canutos relleno de ricota, un queso dulce, y acompañado con nata o chocolate.
  • Helwa Tat-Tork: el principal acompañamiento de tés y cafés en Malta es el helwa tat-tork. Es una herencia de la cocina árabe y consiste en almendras trituradas con miel.

Mejores zonas para comer

En función de la zona de la isla en la que tengáis el alojamiento, encontraréis distintas zonas y restaurantes donde comer los platos típicos de Malta. No tendréis problema en degustar todas las comidas citadas anteriormente, ya que las sirven en prácticamente todos los restaurantes del país.

Si os alojáis en La Valeta, la mejor zona para degustar la gastronomía de Malta es Strait Street y Merchants Street, dos de las calles más importantes de la capital. Además, en el mercado gastronómico Is-Suq tal-Belt encontraréis todo tipo de comida y un supermercado.

Otra de las ciudades más famosas para comer en Malta es Marsaxlokk. Su tradición pesquera lo convierte en el mejor lugar de la isla para degustar pescado y otros manjares malteses.

En San Julian, los mejores restaurantes se concentran alrededor de la bahía Balluta y la bahía Spinola. La mayoría de los establecimientos tienen terraza y las vistas son inmejorables.